articulos de jaime lira-garrido        asesor cientifico de paleovivo



 

Los estudios con ADN antiguo, los caballos Przewalski y la domesticación del caballo

       por Jaime Lira-Garrido.

 Investigador en BIOLOGÍA EVOLUTIVA, GENÉTICA, PALEONTOLOGÍA y ARQUEOLOGÍA. Asesor Científico de PALEOLITICO VIVO

 

     Departamento de Medicina Animal. Facultad de Veterinaria. Universidad de Extremadura. Avenida de la Universidad s/n, 10003 – Cáceres (España).

      Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos. Avenida Monforte de Lemos 5, 28029 – Madrid (España).

 

Hasta principios de 2018, cuando hablábamos de caballos podíamos clasificarlos según su estado doméstico en tres grupos diferentes: domésticos, asilvestrados y silvestres. Los caballos domésticos están representados por poblaciones de animales que crecen bajo el control de la influencia humana a partir de las cuales hemos creado las razas. Las evidencias más antiguas de caballos domésticos se han documentado en las estepas euroasiáticas y están asociadas a la cultura calcolítica de Botai. De hecho, en el yacimiento de Botai (al norte de Kazajistán) se han encontrado dientes de caballo de unos 5.500 años de antigüedad (~3.500 cal. aC) con unos desgastes muy característicos. Estas señales indican que esos caballos llevaron un bocado y, por lo tanto, indican que estos animales fueron controlados por el hombre. También descubrieron restos de cerámicas con evidencias de haber contenido leche de yegua, evidencia indiscutible de la presencia de caballos domésticos.

 

Por otro lado, los caballos asilvestrados proceden en origen de poblaciones domésticas que se escaparon del control de la mano del hombre y, durante muchas generaciones, sus descendientes han crecido en condiciones naturales sin el control humano. Este fenómeno ha sido muy recurrente a lo largo de la historia de los caballos domésticos. En la actualidad hay varias poblaciones de este tipo repartidas por el planeta y, un ejemplo son los caballos de las Retuertas que viven en el Parque Nacional de Doñana, en el sur de España.

 

Y por último están los caballos Przewalski. Esta población de caballos fue descubierta en Asia a finales del siglo XIX. Su rango de distribución comprendía territorios de Asia Central, norte de la República Popular de China y parte de Mongolia. Debido a diversas características (como su morfología considerada primitiva) se pensaba que nunca se habían domesticado y que representaban a los últimos caballos silvestres que quedaban en el mundo.

 

Sin embargo, los estudios paleogenómicos en caballos publicados a principios de 2018, han desvelado para los últimos 6000 años una historia completamente inesperada. La paleogenómica permite observar los cambios en el ADN de los individuos de distintas poblaciones a lo largo del tiempo y están revolucionando nuestro conocimiento. Entre otras, están ofreciendo información novedosa sobre las relaciones evolutivas, la dinámica en los tamaños de las poblaciones y su relación con diferentes fenómenos paleoclimáticos y también, sobre cómo ocurrieron determinados movimientos migratorios a lo largo de diferentes regiones geográficas. Los estudios paleogenómicos realizados sobre los caballos de la cultura de Botai, han demostrado que estos caballos no son los antepasados de todos los caballos domésticos actuales. Los caballos de la cultura de Botai se domesticaron y tuvieron descendientes domésticos pero, estas estirpes genéticas se acabaron extinguiendo y fueron reemplazadas por los antepasados de los caballos domésticos actuales. Una de las grandes incógnitas que destapó este resultado es que, los caballos actuales se domesticaron a partir de un lugar y de una población que todavía no conocemos.

 

Otro resultado inesperado de los estudios paleogenómicos está directamente relacionado con los caballos Przewalski. Durante el siglo XX se había considerado que estos caballos nunca se habían domesticado pero, los análisis con ADN antiguo han demostrado que estos caballos descienden de las poblaciones domésticas de la cultura calcolítica de Botai. Este resultado implica que los caballos Przewalski son, en realidad, una población asilvestrada procedente de esos primeros caballos domésticos representados por Botai y no una población estrictamente silvestre. De ese modo, en la actualidad, solamente quedan dos linajes genómicos entre los caballos: el de los caballos domésticos actuales y el de los caballos Przewalski y en el planeta, ya no quedan caballos silvestres.

 

No sabemos en qué región geográfica se domesticaron los caballos de los que descienden los caballos actuales. Se ha propuesto que, una vez domesticados en ese foco principal de domesticación, las poblaciones de caballos ya domésticas se desplazaron por el mundo conocido de la mano de diversas culturas y que, en esos desplazamientos geográficos, esos caballos se mezclaron con caballos silvestres de poblaciones locales. El ADN mitocondrial antiguo ha confirmado esta propuesta. Las mitocondrias son unos orgánulos que se encuentran alojados en las células y que tienen su propio material genético. Además, las mitocondrias (y su material genético) se hereda exclusivamente por línea materna. Todos tenemos mitocondrias, pero solo las hembras las trasmiten a su descendencia. A partir del análisis de ADN mitocondrial de restos de caballos ibéricos de distintas cronologías desde el Neolítico (~5000 cal. aC) hasta la Edad Media, se ha detectado un linaje mitocondrial exclusivamente ibérico que estuvo involucrado en la domesticación del caballo. Este descubrimiento lo hicieron miembros de Equipo de Investigación de Atapuerca, analizando el ADN de restos de caballos de los yacimientos ibéricos del Portalón de Cueva Mayor (en la sierra de Atapuerca) y de Cova Fosca (Ares del Maestre, Castellón).  Entre las poblaciones silvestres ibéricas neolíticas descubrieron un linaje mitocondrial exclusivo de la Península que posteriormente pasó a formar parte de las poblaciones domésticas, pero solo de las ibéricas y que, en la actualidad, todavía tiene representantes en algunas razas. Solamente está identificado en muy pocos ejemplares de razas ibéricas y de origen ibérico (Pura Sangre Lusitana, Criollo Argentino y Paso Fino de Puerto Rico). Este resultado indica que, al menos las yeguas ibéricas, estuvieron involucradas en el complicado proceso de domesticación del caballo. Su presencia entre caballos del continente americano sugiere que, cuando se descubrió el Nuevo Mundo y se enviaron colonos y animales a ese continente, en algún momento de los últimos 500 años embarcaron también caballos de este linaje mitocondrial y, esos caballos, jugarían un papel en la formación de algunas razas caballares americanas.

 

Para saber más:

 

Gaunitz, Charleen, et al. 2018. "Ancient Genomes Revisit the Ancestry of Domestic and Przewalski's Horses." Science 360: 111-114.

En este artículo se detallan las relaciones filogenéticas entre los caballos de la cultura de Botai, los caballos domésticos modernos y los caballos Przewalski.

 

Lira Garrido, Jaime, et al. 2010. "Ancient DNA Reveals Traces of Iberian Neolithic and Bronze Age Lineages in Modern Iberian Horses." Molecular Ecology 19(1): 64-78.

Este estudio identificó el linaje mitocondrial exclusivamente ibérico entre muestras neolíticas, de la Edad del Bronce y modernas de razas ibéricas y de origen ibérico.

 

Outram, Alan K., et al. 2009. "The Earliest Horse Harnessing and Milking." Science 323(5919): 1332-1335.

Este estudio identificó en segundos premolares inferiores de caballos nuevas señales de desgaste asociadas a bocados y, además, detectaron cerámicas con restos orgánicos de haber contenido leche de yegua.

 

 

Recursos en la red:

 

Lira Garrido, Jaime (2015) Rastreando los orígenes de la domesticación del caballo en Iberia: ADN antiguo y la evidencia de Atapuerca. Dendra Médica Revista de Humanidades 14 (2): 163-175. (http://www.dendramedica.es/revista/v14n2/2_Rastreando_los_origenes_de_la_domesticacion_del_caballo.pdf)

 

Lira Garrido, Jaime y Jordá, Jesús (2019) Entrevista en CanalUNED, serie Geografía e Historia en Radio 3 “La domesticación del caballo en Iberia a partir de los datos de ADN”. (https://canal.uned.es/video/5c7e3753a3eeb03b678bd10d)